La intervención odontológica de un empaste no duele absolutamente nada. Gracias a la anestesia, de hecho, no deberías sentir ninguna molestia. Sin embargo, sí es cierto que, en algunas ocasiones, una vez que la boca “despierta”, puedes notar algún tipo de molestia o dolores leves. ¡Aunque tampoco es lo más habitual! Por eso, este post pretende responder la eterna duda de cuánto tiempo puede dolerme la muela después de un empaste.

Lo más normal es que, de tener alguna molestia, esta remita en dos o tres días. De lo contrario, lo mejor es que llames o acudas a tu dentista para que pueda observarte y detectar el problema (si es que existe). No obstante, sí puede ser habitual sentir hipersensibilidad dentaria durante algunas semanas después de la intervención.

Déjanos un comentario